En el proceso de descomposición de tus desechos orgánicos, los microorganismos producen una rica sustancia
terrestre llamada humus que es el componente clave de un buen Compost y de un suelo sano.

En definitiva, los restos de comida, los desechos de jardín y los materiales que se pueden convertir en abono pueden volver a la tierra donde son partes útiles e importantes del suelo que da vida. ¿Sabías que la gente ha estado haciendo compost durante miles de años?. Hay pruebas de que el compost se usaba en la antigua Roma, India y China.



HAY MUCHAS BUENAS RAZONES PARA HACER COMPOST

AHORRA DINERO

No hay necesidad de comprar fertilizantes químicos, ¡el compost es gratis!. El compostaje ayuda a retener la humedad del suelo para regar menos y los nutrientes del abono no son arrastrados por las lluvias. ¡No hay desperdicios!

AHORRA RECURSOS

Produce un recurso valioso. Reduce los costos cívicos de la recolección de residuos y por lo tanto reduce el uso de combustible. Prolonga la vida de los vertederos. Recuerda que los desechos residenciales en un 40% compostables.

MEJORA TU SUELO

El compost devuelve nutrientes al suelo para mantener la calidad y la fertilidad, mejorando el crecimiento de tus plantas. Además es un fertilizante natural suave y de liberación lenta por lo que no quemará las plantas como los fertilizantes químicos.

REDUCE TU IMPACTO

Hacer compost reduce los Gases de Efecto Invernadero (GEI) ya que se reducen las emisiones CO2 de los autos que transportan residuos. Además se reducen desechos orgánicos en vertederos que al descomponerse producen gas metano.



¿CÓMO COMPOSTARLAS?


1. Recorta

En pedazos pequeños.

2. Entierra

En tu compostera junto a tus residuos orgánicos.

3. Riega

En 3 a 4 meses se habrá transformado en abono.

4. Fertiliza

Usa el Compost para las plantas de tu jardín o para mejorar las àreas verdes de tu comunidad.